Quiero invertir en finanzas éticas, ¿cómo lo hago?

tecnologia
banner-vallebro

Si se quiere que nuestro dinero sea utilizado al servicio de las personas y colaborar en proyectos beneficiosos para la sociedad, se debe recurrir a las finanzas éticas y depositar el capital en inversiones de impacto social positivo. Así se apoyan proyectos que favorecen a las personas mayores o con discapacidad y a grupos en riesgo de exclusión social, además de que también se coopera con el desarrollo cultural y la protección medioambiental. ¿Cómo hacerlo? ¿Dónde invertir en finanzas éticas? En este reportaje se descubre cómo elegir fondos o entidades bancarias con las que obtener rentabilidad y, al mismo tiempo, participar en el desarrollo de iniciativas sociales.

Inversiones de impacto social positivo

Hasta hace pocos años, al pensar en ahorrar o invertir dinero solo se tenía en cuenta qué beneficio económico depararía, sin considerar el impacto que tendría en la sociedad y el medio ambiente. Sin embargo, la conciencia ciudadana sobre el entorno natural y la responsabilidad social ha experimentando un auge significativo en los últimos tiempos y esto ayuda a que todas las iniciativas que incorporan valores sociales sean apoyadas. De hecho, la inversión de impacto social movió 2.000 millones de euros en Europa en el año 2014. ¡Incluso el G8 ha emitido recomendaciones para impulsar este tipo de inversión en todo el mundo!

Ya no se ve como algo extravagante invertir para que, además de dar un rédito económico, el dinero trabaje en beneficio de la calidad de vida de las personas. Si se está de verdad interesado y se quiere invertir en este tipo de finanzas, hay que hacerse algunas preguntas, que se responden a continuación.

¿Puede cualquiera invertir en finanzas éticas?

En la actualidad, ha cambiado el concepto de filantropía. Antes, el benefactor se contentaba con donar, pero hoy exige un retorno social y, en ocasiones, económico, como señala Lisa Hehenberger, de la Asociación Europea de Inversión Filantrópica (EVPA). ¡Y no está mal visto! Quien lo desee puede hacer crecer su dinero al tiempo que financia proyectos con impacto social, aunque lo hará de distintas formas, según sea su perfil de inversor.

Los inversores de perfil conservador podrán contribuir en pequeña escala, depositando sus ahorros en un banco ético. También es posible recurrir afondos de inversión -como Vivergi o Creas- que inviertan en compañías que tienen impacto positivo acreditado en la sociedad.

Los más arriesgados pueden acudir a La Bolsa Social -la primera plataforma española de financiación colectiva de empresas con carácter social-. A través de la fórmula del equity crowdfunding, tanto pequeños inversores como profesionales pueden invertir en el capital de compañías de la economía real que producen un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente.

teletrabajoy-negocios

¿Cómo debemos invertir?

Desde La Bolsa Social dan algunos consejos muy útiles que debe tener en cuenta todo inversor de impacto social:

  • 1. Apostar por firmas con valores. Si se quiere que las decisiones tengan un impacto en la sociedad, más allá de la rentabilidad que se obtenga, hay que fijarse en empresas con valores que mejoren la sociedad y cuiden del medio ambiente.
  • 2. Planificar la inversión apostando por varias compañías. El inversor de impacto tiene que ser consciente de los riesgos que conlleva invertir en empresas jóvenes. Además, debe comprender y aceptar que los beneficios o las pérdidas dependen de su evolución. Por estos motivos, es esencial que se informe con todo detalle sobre la firma y su equipo. Además, es convenientediversificar y apostar por varios proyectos en lugar de uno solo.
  • 3. Seleccionar empresas que tengan un buen modelo de negocio. Hay que escoger proyectos cuya eficacia esté ya probada mediante facturación suficiente. Y tendrían que ser negocios escalables, para que suba el valor de la inversión al mismo ritmo que aumenta el impacto positivo que producen.

¿Obtendremos muchos beneficios?

Cuando se invierte en impacto social hay que saber esperar. Son inversiones de capital paciente, no especulativo ni cortoplacista. Si se apuesta por una empresa, se tiene que ir creciendo con ella y saber que tanto rentabilidad como impacto social pueden ser a largo plazo. Para fomentar la compañía, es posible darle publicidad en nuestros círculos, así se permite que crezca y sea más visible.

¿Cómo saber si la inversión va bien o mal?

Siempre se puede saber cómo marcha la inversión, tanto en el plano económico como también en lo relativo a su impacto social, pues estas compañías miden su impacto con indicadores precisos y significativos. Después, reportan los resultados al inversor de manera periódica.

Inversiones poco éticas, pero muy rentables

Muchos inversores desean invertir en empresas responsables y opinan que estas pueden ofrecer un buen rendimiento en el mercado de valores. La otra cara de la moneda son los inversores que apuestan por obtener beneficios sin tener en cuenta qué consecuencias tiene invertir en determinadas compañías. Y, así, las inversiones en firmas, industrias o acciones poco éticas también tienen su público.

Los conocidos como “fondos vicio” invierten en empresas controvertidas y mal vistas por la sociedad, como armamentísticas, tabaqueras o dedicadas al juego de azar y las bebidas alcohólicas. El ejemplo más famoso de este tipo de fondos es el Vice Fund, que brinda rentabilidades elevadas a sus inversores.

Un artículo publicado en Consumer

innovacion-en-tecnologia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *