Lo que compartimos en redes sociales puede ser utilizado en estudios de mercado ¿Eras consciente?

tecnologia
banner-vallebro

Hoy en día, quien más quien menos, todos estamos presentes en alguna red social. Puede que subamos nuestras fotos de las vacaciones a Instagram, que comentemos los programas de la tele en Twitter, o que le preguntemos algo a un retailer vía Facebook. De lo que a menudo no somos conscientes es de que todo ese contenido que compartimos puede ser utilizado por terceras empresas para realizar estudios de mercado.

Es lo que se desprende de un nuevo estudio de Ipsos MORI y Demos, del que se hace eco Warc, y que indaga en la ética de las redes sociales revelando que solo el 38% de los encuestados se da cuenta de que sus publicaciones individuales en las redes sociales pueden ser analizadas por terceros para proyectos de investigación. Además, el 60% cree que eso no debería ocurrir, a pesar de que esa posibilidad aparece en los términos y condiciones de las principales plataformas sociales.

Y a la pregunta de cuán dispuestos estarían a aprobar proyectos de investigación de ese tipo en las redes sociales en una escala del 1 (definitivamente no) a 10 (sin problema alguno), la media se quedó en 5’02. Aprobado, pero por los pelos, ya que más del 40% de los encuestados dieron una puntuación por debajo del 4.

El estudio explica que “Hay muchas garantías que se deberían poner en marcha para que la mayoría de usuarios confiaran en las investigaciones en los social media” y señalan el hecho de que los usuarios sienten verdadera desconfianza hacia las organizaciones que utilizan sus datos sin consentimiento directo. Entre los encuestados, era muy común el sentimiento de que estaban perdiendo el control de los datos compartidos en redes sociales.

Los autores también hicieron hincapié en que, actualmente, la metodología de investigación se guiaba simplemente por lo que era posible técnicamente y no por lo que podría considerarse como éticamente adecuado. Así, un porcentaje considerable de los análisis de redes sociales llevados a cabo en el Reino Unido, por las marcas o por las propias plataformas de social media, se hacen más allá de ninguna estructura ética formal.

Una revisión de los términos y condiciones, así como mayor transparencia sobre los proyectos de investigación ayudaría a aumentar la confianza del usuario hacia las propias plataformas sociales. Desde el informe se recomienda que los usuarios puedan elegir si quieren participar en todos los proyectos de investigación o solo en algunos, mientras que las marcas e investigadores deberían minimizar la recolección de datos innecesarios, limitándose a lo que es necesario para cada proyecto y consultando a los usuarios de nuevo si se plantean usar contenidos textuales.

teletrabajoy-negocios

millennials

Los consumidores están cada vez más preocupados por los datos que acumulan las empresas

La preocupación que muestran los usuarios de redes sociales sobre cómo se usan los datos disponibles en esas plataformas (aunque la mayoría no es muy consciente de que eso ocurre) se traslada también a cualquier otro tipo de información y empresa. Porque los consumidores están cada vez más preocupados con la cantidad de datos que las compañías recopilan sobre sus clientes.

Según un informe de Capgemini Consulting, el 93% de los encuestados tiene una visión muy negativa de la acumulación de datos por parte de las empresas, pero paradójicamente, un 80% tiene sentimientos positivos hacia la personalización de contenidos ( algo imposible de ofrecer sin recopilar datos). En todo caso, un 76% considera que sus datos no están seguros, un 51% ve a los retailers como invasivos, y la mayoría de los consumidores considera que las herramientas tecnológicas que permiten a las marcas lograr más información (y más eficiente) son, ante todo, inquietantes.

Un artículo publicado en Puro Marketing

innovacion-en-tecnologia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *