¿El modelo de negocio definitivo?

tecnologia
banner-vallebro

Este modelo, que funciona ofreciendo servicios gratuitos básicos mientras se cobra por otros más “depurados”, se ha convertido en una de las grandes esperanzas de la era digital, y no son pocas las empresas editoras que se han lanzado a comprobar su efectividad.

La popularidad de este modelo de negocio ha ido en aumento a la par que las compañías del entorno digital se iban multiplicando. Y es que la propia palabra explica el sistema en cuestión, popularizado por el capitalista Fred Wilson hace ahora una década:

“Ofrezca su servicio en forma gratuita, posiblemente apoyado por publicidad pero tal vez no, adquiera a muchos clientes gracias al boca a boca, a través de recomendaciones y referidos, marketing de buscadores, etc., y luego ofrezca servicios pagados de valor añadido o una versión potenciada de su servicio a su base de clientes.”

Ahora, la publicación británica Time Out ha vaticinado que más revistas de pago seguirán el modelo de Wilson. La editora de la revista, Caroline McGinn, anunció hace unos días que “este otoño tuvimos dos grandes lanzamientos en el mercado freemium. Puedo ver otras marcas hacerlo. Estoy muy orgullosa de lo que hemos logrado en Londres”.

La cabecera supera las 300.000 copias semanales repartidas por todo Londres, y es que McGinn cree que un medio gratuito no deja de ser prestigioso por no costar nada: “La gran mayoría de medios dejan todo su contenido libre”.

teletrabajoy-negocios

“La nueva imagen refleja nuestra confianza en este momento, y los deseos de nuestra audiencia activa que quiere ser sorprendida y encantada”, señaló la editora, anunciando una nueva sección en que un comediante refleja los problemas de la capital británica.

También existe una apuesta por el contenido hiperlocal, ya que “nuestro público nos dice que se está ahogando en información, mucha de la cual es manipuladora por el clickbait, es irrelevante o spam. Ellos confían en nosotros para ayudarles a encontrar algo realmente excelente”.

¿Será este modelo de negocio el que termine por arraigarse en esta era hiperconectada? Aunque el pago por contenidos no es una práctica del todo extendida, los datos se muestran esperanzadores para los editores y para la profesión en general. De media, los españoles gastan 4,3 euros mensuales por informarse a través de la red, aunque sólo representan al 11% del total de lectores digitales. Tal vez con el arraigo de este modelo de negocio los usuarios terminen por acostumbrarse a pagar por contenidos de calidad o, como decía la propia McGinn, más “depurados”.

Un artículo publicado en Media Tics

innovacion-en-tecnologia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *