Descubren la causa de tus distracciones y estrés en el trabajo

tecnologia
banner-vallebro

Y de momento no parece que vayamos a poder evitarla. Se trata del sistema de comunicación universal en casi todos los trabajos: el correo electrónico. Sabiendo gestionarlo bien, podemos remitir sus consecuencias negativas.

¿Alguna vez te has parado a pensar hasta qué punto afecta a tu rendimiento laboral el uso del correo electrónico? Es un asunto que preocupa a buena parte de la población, y ahí están internet y Google para demostrarlo: más de 166.000 artículos escupe el buscador cuando tecleas“sobrecarga de correo electrónico en el lugar de trabajo”.

Para tener pruebas fehacientes de ello, la Universidad de California, Microsoft Research y el Instituto Tecnológico de Masachussets (MIT) han realizado conjuntamente un estudio con el que quisieron comprobar cómo se comportaban 40 informáticos durante 12 días al emplear el correo electrónico.

Para ello tuvieron en cuenta tres patrones: el número de veces que consultaban el correo, el tiempo que le dedicaban y las interrupciones que sufrían a causa de él. Y el resultado no sorprende: a mayor tiempo revisando el correo, menor productividad y más altos son los niveles de estrés.

Si quieres ser más productivo, lo ideal es hacer pausas exprofeso para consultar el correo (puedes marcarte horas concretas) y el resto del tiempo olvidarse de él. Para ello las notificaciones no lo ponen fácil, por eso conviene desactivarlas o silenciarlas. Si estás esperando algún correo importante, siempre puedes emplear filtros para que sigan activas en los mails que te interesen.

teletrabajoy-negocios

¿Y qué hay del estrés? Esto es más difícil de controlar, ya que depende del contenido de los correos que recibamos. Lo qué si está comprobado es que, inconscientemente, cuando recibimos un mail tendemos a estresarnos porque lo asociamos con más carga de trabajo. Lo cierto es que, aunque al final no recibamos encargos relevantes, sólo el tiempo que lleva revisarlo ya es un trabajo en sí.

De hecho existen estudios que lo han demostrado: las personas que dejan de usar su correo electrónico durante unos días logran reducir su ritmo cardíaco y de la presión sanguínea, no están tan irritables y concilian mejor el sueño.

Como a corto plazo parece que el correo electrónico va a seguir siendo el sistema de comunicación más habitual en la mayoría de oficinas y trabajos modernos, no está de más aprender a utilizarlo de forma más eficiente, con algunos sencillos trucos. Ganaremos en eficiencia pero también en salud.

Vía | uci.edu

innovacion-en-tecnologia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *