Cómo Hipnotizar Sin Que Se Den Cuenta

tecnologia
banner-vallebro

Hipnotizar sin que se den cuenta es muchísimo más fácil de lo que imaginas. En este artículo voy a explicarte cómo puedes hacerlo, pero antes, déjame que te cuente cómo funciona la hipnosis.

¿Cómo funciona la hipnosis?

Imagina por un momento que la mente es como un iceberg. Como ya sabes, el iceberg tiene una pequeña parte visible, y otra mucho más grande que está sumergida.

La parte visible del iceberg es la mente racional, la que escuchamos pensando todo el día a todas horas, la que etiqueta las situaciones, la que juzga si algo está mal o está bien, la que piensa en la lista de la compra o en las tareas que debe hacer…

La parte invisible es la mente subconsciente, la de mayor tamaño. Ahí es donde guardamos nuestros comportamientos automáticos aprendidos desde la infancia, las creencias que dirigen nuestra vida sin darnos cuenta, los valores que nos influyen en las decisiones y nuestra verdadera identidad.

Entre la mente consciente y el inconsciente, hay una especie de barrera o separación. En el caso del iceberg, sería el agua. Para poder acceder al fondo del iceberg hace falta sumergirse y desde ahí poder hacer los cambios.

Eso justo es lo que hace la hipnosis. Facilitar que la persona se sumerja en el agua para cambiar sus creencias, valores y comportamientos por otros más adecuados.

Aprendiendo a nadar

Siguiendo con el ejemplo del iceberg, si piensas que el agua está fría o que no vas a poder bucear tan profundo, probablemente ni te pongas el bañador. Esto es lo que ocurre cuando no quieres que te hipnoticen. Por mucho que lo intenten, no te tirarás al agua.

Entonces… ¿cómo hipnotizar sin que se den cuenta? ¿cómo se puede traspasar esa barrera entre la mente consciente y la subconsciente? Pues mucho más fácil de lo que crees. Para eso voy a contarte un secreto:

A la mente subconsciente le encantan los cuentos

Así es, cuando alguien nos cuenta un cuento o incluso cuando vemos una película, es como si estuviéramos hipnotizados. La mente racional desaparece y nos dejamos llevar por historias y aventuras imaginando que somos nosotros quienes las vivimos.

Eso es lo que nos pasa cuando lloramos con una película. Nos sumergimos tanto en la historia que la vivimos como si fuera propia, como si fuéramos el protagonista. Esta misma razón es por la que la mayoría de los cuentos tienen una moraleja, una enseñanza que podemos hacer propia.

Ahora vamos a preparar el terreno para que nuestra historia tenga el mayor efecto.

4 claves a tener en cuenta para hipnotizar sin que se den cuenta

Para ello, hay 4 cosas que antes debes saber:

1.- El estado de la persona. Porque si está distraído, o pendiente del teléfono, no prestará atención a nuestra historia.

2.- El objetivo. Saber cuál es el problema de la persona para adaptar nuestro cuento a una solución que la ayude.

3.- El control de la conversación. Esto te ayudará para que la persona tenga en cuenta lo que dices, porque si piensa que lo que le vas a contar es una tontería, apenas te escuchará con interés.

4.- El rapport, o lo que es lo mismo, que haya buen rollo en la conversación. Esto hará que la persona te ofrezca su confianza y sea todo oídos a tu historia.

Estos cuatro pasos están explicados detalladamente en un artículo que publiqué hace unas semanas llamado Las 4 Claves de la Hipnosis Conversacional.

Contando una historia para hipnotizar sin que se den cuenta

Historias hay muchas y casi todas ellas tienen los mismos elementos. ¿Quieres saber cuáles son? Te lo cuento de forma muy breve:

teletrabajoy-negocios

1. Una persona tiene un problema.

2. Intenta muchas cosas para solucionarlo.

3. Encuentra la solución a través de sus propios recursos.

4. Se transforma, soluciona su problema y es feliz para siempre.

Se aprende mejor con la práctica que con la teoría, así que voy a ponerte un ejemplo:

Hipnotizar a alguien sin que se de cuenta para que deje de fumar.

El otro día estaba comiendo en la casa de mi primo Ángel y me contaba que quería dejar de fumar, que estaba harto de gastarse el dinero en un vicio tan absurdo. Me decía que había probado con chicles, parches y que no le habían funcionado…

Mientras su mujer estaba sirviendo el postre le dije: “Oye, primo, ¿sabes qué me pasó el otro día con el coche?“ Mi primo es mecánico y enseguida capté su atención.

Pues iba por una carretera secundaria que atravesaba un bosque por la noche, y de repente se me pinchó una rueda. No sabes qué susto!!! Al principio no sabía que hacer porque jamás había cambiado la rueda de un coche. Probé a llamar al seguro, pero no tenía cobertura. Esperé un buen rato por si venía alguien que pudiera ayudarme, pero era tarde y no pasaba ningún coche. Hasta llegué a subirme a una colina buscando cobertura para poder llamar y pedir ayuda!!! Pero nada…

Y de repente, me quedé mirando a la rueda y pensé… ¿cómo va a poder un trozo de plástico conmigo? Soy inteligente, dejé mi ciudad de origen para venirme a Madrid a estudiar, dejé a mi familia para vivir sola, dejé un trabajo seguro para dedicarme a lo que más me gusta y muchas otras cosas más. ¿Voy a dejar que una rueda pueda conmigo? Pero si ni siquiera tiene dientes ni muerde ni nada!!!

Así que agarré el gato, quité la rueda pinchada y la cambié por la de repuesto asombrada de lo fácil que había sido. Cuando llegué a casa me sentí la mujer más valiente del mundo. Aquella experiencia me enseñó que yo soy más grande que una rueda pinchada y que yo sola, sin necesitad de ayuda, podía lograr lo que me propusiera.

Cuando terminé mi historia, miré a mi primo y algo había cambiado. En su cara se reflejaba que había comprendido que él era mucho más grande que un cigarro y que en su vida había logrado también dejar atrás muchas cosas y eso le había hecho crecer y ser mejor persona.

Cuando terminamos el postre, en vez de fumarse un cigarro, tiró el tabaco a la basura y no volvió a fumar. Desde entonces han pasado 7 años en los que ha tenido muchas tentaciones, pero siempre se acordaba de aquella historia en la que se dio cuenta que él era mucho más grande que un simple cigarro.

Y colorín colorado, te he hipnotizado

Posiblemente, por unos segundos, te has dejado llevar por mi historia. Y quizá, haya resonado en tu mente la frase de “Tú eres mucho más grande que eso”. Es posible que esa frase haya quedado sumergida en tu subconsciente y la próxima vez que tengas un problema del que no sabes salir, venga a tu mente ese pensamiento y de repente, la solución salte ante ti.

Si quieres aprender más sobre cómo hipnotizar sin que se den cuenta, ya sea a través de una historia, una anécdota o una conversación cotidiana, te recomiendo que te apuntes al curso online de Hipnosis Conversacional donde dedicamos una sección especial al arte de contar historias hipnóticas y donde los alumnos cuentan sus propias historias para resolver casi cualquier situación. No te lo pierdas!!

Si ves que este artículo tiene información valiosa para otras personas pulsa Me gusta, y ayúdame a que llegue a más gente compartiéndolo en tus redes sociales.

Un artículo publicado en Hipnosis 360

innovacion-en-tecnologia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *