6 pésimos (y populares) consejos sobre discursos que podrían acabar con su reputación

tecnologia
banner-vallebro

A nadie le resulta fácil ponerse delante de una gran audiencia y dar un discurso. Convertirse en un buen comunicador requiere un gran esfuerzo y preparación y no ocurre de la noche a la mañana.

Imaginar al público desnudo, hacer una broma para romper el hielo y demás ideas son algunos de los consejos que se repiten hasta la saciedad pero, lo cierto es que no siempre son efectivos.

Y no lo son precisamente porque en la comunicación no existen reglas escritas. Por ello, deje de escuchar manidos y absurdos consejos y apunte bien estas 6 cosas que nunca debería hacer si quiere salir airoso en una presentación pública:

1. Imaginar a la audiencia desnuda
Este es uno de los consejos más populares y que se supone ayuda a mantener la calma y disminuir la ansiedad que produce estar ante el público.

La teoría dice que imaginar a la gente sin ropa les hace menos intimidantes y aumenta la seguridad en uno mismo.

Pero eso solo es la teoría pues, lo cierto es que lo único que conseguirá haciendo esto es distraerse. Acabar con la ansiedad requiere mucho más que solo imaginación.

2. Alzar la voz para atraer la atención de la sala
Tener una presencia en el escenario es cuestión de liderazgo y no de decibelios. Para atraer la atención de la gente son necesarias muchas cualidades y la conjunción de numerosos factores.

Alzar la voz no le hará ganarse el beneplácito de la audiencia si su discurso no es relevante, su ritmo adecuado y su actitud segura.

3. Romper el hielo
El inicio, de la misma manera que el final, son siempre partes importantes en cualquier discurso pues, es el momento de captar toda la atención de los presentes.

teletrabajoy-negocios

Seguro que alguna vez ha escuchado que una broma es la mejor manera de romper el hielo pero, puede que no sea tan buena idea para el público que, no está preparado para reír. Hacer esto solo le hará parecer raro y ridículo.

4. Moverse por la estancia transmite poder
Era una de las características de las presentaciones de Steve Jobs y a raíz de eso mucha gente comenzó a emular su forma de moverse ante la audiencia.

El movimiento puede ayudar a mantener la atención pero solamente si se usa de manera estratégica pues, de lo contrario podría distraer la atención del mensaje.

5. Respirar profundamente antes de comenzar
Esta idea no es tan descabellada. Respirar hondo antes de comenzar a hablar podría ser una manera de relajarse y calmar los nervios pero también podría producir el efecto contrario.

Aguantar la respiración puede alterar su tono de voz, ritmo y hacer que parezca fatigado. Mejor inspire poco y expire mucho.

6. Comprar un atuendo nuevo para una gran presentación
Aunque crea que esto le puede proporcionar la confianza que necesita para subir al escenario con seguridad y firmeza, puede que no sea así.

De la misma manera que no utilizaría unos zapatos nuevos para dar una larga caminata, una vestimenta nueva podría hacerle sentir algo incómodo. Apueste sobre seguro y tire de fondo de armario.

Un artículo publicado en Marketing Directo

innovacion-en-tecnologia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *