4 pasos para recuperar tu dinero del banco

tecnologia
banner-vallebro

¿Cómo recuperar el dinero del banco?

Dinero que no sale del cajero, cobros indebidos por comisiones no contempladas en los contratos, gastos en la gestión por encima de los márgenes comerciales o incluso alguna cláusula abusiva en el crédito hipotecario suscrito son algunas de las situaciones por las que pueden pasar las familias. Todas sus acciones deberán ir dirigidas para recuperar el dinero cobrado de forma indebida. Para solventar con rapidez este problema no queda otra que tener un control sobre los movimientos de la cuenta corriente, así como los pagos en los productos contratados (hipotecas, créditos, seguros, etc.).

Si se cumplen algunas de estos inconvenientes, habrá que emprender una serie de actuaciones hasta que devuelvan cada importe. Pero hay que ir paso a paso, porque puede que con una simple reclamación ya se consigan los objetivos. De todas formas, será necesario tener presentes todos los soportes que pueden utilizarse en estos escenarios ante las entidades financieras.

Paso 1. Comprobar el cargo y solicitar el recibo

Los cajeros automáticos no son infalibles. Funcionan a través de un programa informático desarrollado para realizar las tareas demandadas por los clientes. Una de las más habituales es la retirada de efectivo desde una tarjeta de crédito o débito. Pero a veces ocurre: debido a un fallo interno de estos programas, y después de haber pedido el importe, no se dispone del dinero; es decir, el dinero no aparece en el cajetín.

¿Qué hacer? ¿Dónde dirigirse? La primera medida es comprobar si han cargado en la cuenta el importe solicitado. Si esto fuese así, habrá que ponerse en contacto con la entidad para reclamar al banco esta situación. Para facilitar esta tarea es muy aconsejable pedir el recibo de la operación. No en vano, estará anotado el importe, hora del movimiento en la cuenta y por medio de qué tarjeta se ha realizado la operación.

Paso 2. Ir al banco

Si el dinero no ha salido del cajero o han cobrado algo que no debían, el siguiente paso consistirá en dirigirse a la sucursal del cliente. Puede que haya sido solo un error y repongan en cuenta el importe. Si no fuese este el caso, habrá que dirigirse al servicio de atención al cliente del banco, con una exposición de todo lo que ha sucedido y con completa exactitud en los detalles. Si la respuesta es favorable, a los pocos días se recibirán los cobros indebidos.

En este sentido, hay que recordar que, según la normativa del Banco de España, cualquier cláusula abusiva o mal aplicada será considerada como nula a todos los efectos.

teletrabajoy-negocios

Paso 3. Acudir al Banco de España

Si no prospera esta reclamación en un plazo máximo de dos meses, habría que optar por enviar una carta certificada al servicio de defensa del cliente adscrito al Banco de España. Este departamento es independiente de las actuaciones de las entidades financieras, hasta el punto de que, durante los últimos años, más de la mitad de los recursos presentados fueron fallados a favor del reclamante.

Paso 4. Denunciar por vía judicial

Si, a pesar de todo, las actuaciones personales llevadas a cabo no han dado el fruto esperado, habrá que emplear otros cauces de defensa. En este caso, se tendrá que optar por la vía judicial con la presentación de la reclamación ante los tribunales. Por lo general, este sistema es el más eficaz de todos, pero con un pequeño problema para los usuarios que recurren a esta alternativa: los costes que generará el juicio y los honorarios que presentará el abogado encargado de canalizar este proceso.

¿Y qué pasa con la cláusula suelo de las hipotecas?

¿Y qué pasa con los afectados por la cláusula suelo de su hipoteca? Pendientes de la próxima aprobación del decreto que regulará las reclamaciones, previsiblemente las entidades dispondrán de hasta tres meses para negociar con sus clientes una solución extrajudicial. Una de las alternativas que se barajan consiste en aplicar bonificaciones en las cuotas hipotecarias. En cualquier caso, durante este periodo de negociación, los afectados no podrían interponer ninguna demanda judicial.

¿Y qué ocurrirá cuando los hipotecados no acepten la propuesta de sus bancos? Entonces, podrán recurrir a la vía judicial. La posibilidad de recuperar la totalidad de lo cobrado a través de la cláusula suelo es grande, tras la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Un artículo escrito por JOSÉ IGNACIO RECIO

innovacion-en-tecnologia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *